El cantante tenía 23 años de no realizar gira en La Paz.

BOL62. LA PAZ (BOLIVIA), 06/11/2016.- El cantante Ricky Martin se presenta en un concierto parte su gira One World Tour 2016 hoy, domingo 6 de noviembre de 2016, en La Paz (Bolivia). EFE/Martin Alipaz

El cantante puertorriqueño Ricky Martin volvió a enamorar a su público en La Paz, 23 años después de su primera visita a esa ciudad boliviana, a la que llegó en esta ocasión dentro de su gira One World Tour.

“Yo insisto, La Paz es una de las ciudades más hermosas en las que he estado”, publicó el artista boricua en Twitter tras aterrizar esta tarde en territorio paceño, procedente de la también boliviana Santa Cruz (este), donde ofreció un recital el sábado.

El mensaje fue el preludio de un concierto en el que el cantante contagió su energía a los miles de fanáticos que se dieron cita en el estadio Hernando Siles, a más de 3.600 metros de altitud.

La última vez que Martin había visitado la ciudad sede del gobierno boliviano fue en 1993. “Tengo mucho tiempo sin venir a esta maravillosa tierra y les juro que lo único que tengo ganas es de dejar mi alma en este escenario para todos ustedes, que la pasemos bien”, afirmó Ricky Martin al iniciar el concierto.

Prometió que los asistentes iban a salir “todos transpirados y sin voz de tanto cantar y bailar” y cumplió con creces su promesa, ya que el público no paró de bailar al ritmo de “Mr. Put it Down”, “Shake your bon-bon”, “Adrenalina” y “Livin’ la vida loca”.

El boricua también arrancó suspiros con canciones como “Asignatura pendiente”, “Tal vez”, “Disparo al corazón” y las consagradas “A medio vivir”, “Tu recuerdo”, “Fuego de noche, nieve de día” y sobre todo “Vuelve”, que fue una de las más coreadas.

La temperatura volvió a subir cuando Martin interpretó su nuevo éxito “Vente Pa’ Ca” y continuó con “Lola, Lola”, “La bomba”, “Por arriba, por abajo”, “Pégate” y “La copa de la vida”.

Tras una hora y 40 minutos de un espectáculo lleno de ritmo, color y sentimiento, el puertorriqueño finalmente dijo adiós al público paceño con la contagiosa “La mordidita”.

Fuente | Critica

Compartir