Gaga se llevó el premio a mejor artista femenina, además del premio al mejor “look”.

lady_gaga

Con su pop contagioso y su prodigiosa voz, Bruno Mars fue la auténtica estrella sobre el escenario de la 23 edición de los MTV Europe Music Awards (EMA) que premiaron la noche del domingo a dos ausentes, Lady Gaga y Justin Bieber.

El hawaiano, fuera de las nominaciones porque su tercer álbum está a punto de ver la luz, convirtió el recinto del Ahoy Rotterdam en una fiesta al ritmo dance de su nuevo sencillo “24K Magic” nada más comenzar la ceremonia.

En cuanto a premios, que era de lo que se trataba, Gaga y Bieber por poco quedan empatados. La primera, que acaba de publicar su disco más personal, “Joanne”, ha derrotado a la favorita, Beyoncé, y se llevó el premio de mejor artista femenina, además del premio al mejor “look”.

Pero Bieber ha sumado finalmente tres: el de mejor canción -uno de los más buscados-, con la omnipresente “Sorry”, el de mejor artista canadiense y el que reconoce a los mejores fans.

El que se le ha escapado a Bieber después de seis ediciones consecutivas ganándolo, ha sido el de mejor artista masculino, que ha ido a parar a manos de su compatriota y aspirante a sucesor en el trono pop adolescente Shawn Mendes.

Fuente | Critica

Compartir