276715_750x480_crop_580ff22c223c1Ni la llamada ‘Princesa del Pop’ se salva de los ‘descuidos’ arriba del escenario, y es que Britney Spears estuvo a nada de mostrar sus atractivos en plenas interpretaciones de ‘I love rock’ y ‘Gime more’, todo por culpa de su vestuario.

De no ser por los ‘aguafiestas’ de sus bailarines, los atributos de la cantante y actriz de 34 años se hubieran robado el show , y sin duda, el concierto hubiera sido uno de los más polémicos de toda su carrera.

Pese a los altibajos, Britney continuó con el espectáculo y no permitió que la canción se saliera de control, pues gracias a su profesionalismo –o playback – la diva pudo deleitar a su público, que se dio cita el fin de semana pasado en Las Vegas y ¡no pasó a mayores!

FUENTE | El Siglo

Compartir