Simon Berry del Reino Unido quiso homenajear a su tierra con uno de los Guinnes Record más extraños que hayas visto.

Compartir