Compartir

La actriz porno Nikki Benz, quien lleva 14 años en el entretenimiento para adultos, dio a conocer una de las experiencias más difíciles que ha sufrido en la industria, al revelar que fue obligada a hacer una escena de sexo en contra de su voluntad.

Nikki, de 35 años, decidió alzar la voz para evitar que en un futuro otras actrices porno pasen por lo que ella vivió, pues a pesar de ser su trabajo, asegura que nadie debe de obligarlas a hacer algo que no quieran o no les nazca.

“Nunca debe haber bullying, violaciones y violencia en el set. No, significa no, en cámara y fuera de cámara. Solo no”, señaló Nikki por medio de un mensaje de Twitter que se convirtió en viral.

La actriz asegura que quiso abandonar el set para no llevar a cabo la escena, sin embargo, los encargados del estudio no se lo permitieron, al asegurarle que solo lo haría una vez que llevara a cabo la escena, tal y como se lo habían ordenado.

“Me siento disgustada, traumatizada y muy molesta”, continuó Nikki en su acusación, mientras que ‘Brazzers.com’, el sitio web señalado, se desmarcó de los señalamientos, al asegurar que ellos contratan gente externa para llevar a cabo las filmaciones, por lo que son ellos los que deberán responder en caso de que la acusación de la actriz prospere y llegue a los tribunales.

“Como la mayoría de ustedes saben, no producimos nuestros propios contenidos, sino que los productores de nuestra comisión lo hacen en nuestro nombre. Tenemos entendido que la escena en cuestión fue realizada sin guión y con la dirección artística dejada a discreción del productor”, se puede leer en un comunicado emitido por ‘Brazzers.com”.

Hasta el momento se desconoce si Nikki ya emprendió acciones legales en contra del director del video o contra alguien más.

A continuación les compartimos algunos tweets que muestran la gran molestia de Nikki ante la situación por la que atravesó.

Compartir