7 “Pecados” de lujuria que no te puedes perder

189
0
Compartir

Pecados-de-lujuria-que-puedes-probar-MainPhoto

¿Tienes una lista de experiencias sexuales que quieres vivir antes de morir? ¿Cuántas has tachado ya de esa lista? Para algunas de las que ya estamos felizmente casadas, es un poco tarde para considerar tríos o sexo de una sola vez. Pero por pura diversión… ¡aquí tienes la lista que hemos elaborado! Las siete experiencias sexuales llenas de lujuria que no te puedes perder, aunque sea solo una vez.

  1. Un trío. A lo mejor los tríos son para experimentarlos en tus 20s, pero laemoción prohibida del sexo entre más de dos es algo que hay que vivir para entender. Todas esas manos, dedos, lenguas y otras partes del cuerpo… Tanto si pruebas con dos hombres, otra mujer y un hombre o un ménage a trois con tu pareja y una amiga, recuerda esto: nada de celos, ¡mantén la mente abierta y disfruta!
  1. Sexo anal. Sí, eso mismo. Si no lo has probado, es el momento de intentarlo. Cuando tu pareja sabe hacerlo y es cuidadoso y paciente, el sexo anal puede ser muy placentero, interesante y definitivamente diferente al sexo vaginal.
  2. Sexo en público. Puede ser en un cine, a oscuras, en un coche en marcha (sí, eso lo he hecho) o en un parque, pero el sexo en público es muy excitante y significa un reto. Por supuesto que tienes que ser discreta y encontrar la forma de no gritar y contenerte la excitación ¡labios para adentro! Así que ponte una falda amplia, apóyate en un árbol o siéntate en su regazo… ¡lo que sea que haga falta para tener sexo en público!
  3. Juegos de rol. ¿Quieres jugar a ser una chica inocente a la que detuvo un oficial de policía por pasarse un semáforo en rojo? ¿La profesora que tiene que castigar a su alumno desobediente? Cualquiera que sea tu fantasía de rol… ¡hazla realidad! Disfrázate, imita un acento extranjero, pretende que no eres quien eres. Seguro que todo termina con los dos riendo a carcajadas, pero eso es solo la mitad de la diversión.
  4. Sexo de una sola vez. El sexo consensuado con un extraño a quien nunca volverás a ver o con un amigo que no te interesa románticamente puede ser una experiencia muy liberadora.  Seguramente estarás más desinhibida porque no hay lazos emocionales. ¿Tienes pareja o estás casada? Haz que tu pareja se encuentre contigo en el bar de un hotel. Acércate a él y desliza la llave de tu habitación en su mano, deja que te persiga para tener sexo sucio y “anónimo”.
  5. Fílmate. ¿Te has preguntado alguna vez cómo te ves teniendo sexo? Prepara lencería sexy y tacones de vértigo, acondiciona el dormitorio con la luz adecuada y deja la cámara de video grabando. Después pueden verlo juntos o, mejor todavía, ¡tener sexo mientras se ven teniendo sexo!
  6. Sexo con otra mujer. Tanto si tu novio está presente mirando (apuesto a que sí querría hacerlo) como si no, prueba a tener sexo con otra mujer. Es suave, sensual y completamente diferente a lo que has experimentado con los hombres. Olvídate de lo que te decía mamá: un poco de práctica con otra mujer no te convierte en una lesbiana (y si lo hiciera… ¿qué hay de malo en ello?)